jueves, 13 de septiembre de 2012

Leído: Amos de títeres (1.951), Robert A. Heinlein.

Tapa de la primera edición.

Para valorar un clásico de la ficción científica es necesario contextualizarlo en su época: Este libro escrito en la década de 1.950 relata la invasión de unos parásitos extraterrestres, ambientada en el año 2.007, que toman el control de la vida diaria de sus víctimas. El protagonista, Sam, luchará para detener esta invasión y salvar la tierra.  En el libro se describe la vida en el planeta Venus, la luna Titán y otros lugares en los que hoy sabemos que son inhabitables, pero que en esa época eran regularmente incluidos en las novelas. El desarrollo tecnológico propuesto es curioso: hay naves espaciales, colonización de otros planetas, pero no satélites de comunicaciones, con lo que las transmisiones están restringidas a la línea de vista. También hay obvias analogías entre estos parásitos y los rusos comunistas, aludiendo al control mental. Dicho esto, es inevitable pensar en las babosas de Futurama:



No hay comentarios:

Publicar un comentario